Rosa Brun. Entrevista

PALAS. 68 x 52 x 11 cms. Papel/acrílico/óleo/lienzo. 2020
LIRIDAS. 90 x 100 x 23,5 cms. Óleo/lienzo/acrílico/madera. 2020
DYSNOMIA. 209 x 190 x 16,5 cms. Óleo, acrílico/lienzo/madera. 2020
© Rosa Brun , VEGAP, Madrid, 2021

¿Por qué decidiste estudiar Bellas Artes?

Desde mi infancia, tenía pasión por dibujar y por pintar.

¿Crees que la formación es importante?

Es fundamental.

¿Cómo fueron tus comienzos en la pintura?

Ya desde el colegio me apasionaban las clases de dibujo y pintura que tomaba allí.

¿Desde tus primeras exposiciones hasta ahora te has mantenido firme en tus propuestas? ¿Lo tenías muy claro desde el principio?

He evolucionado, pero desde el principio me sentí atraída irresistiblemente por la materia, el color el espacio y la geometría.

¿Piensas que es necesario salir de España para mejorar tu carrera profesional?

En un mundo globalizado, los conceptos dentro y fuera se han desdibujado totalmente.

¿Crees, como dicen, que la pintura ha muerto o, por el contrario, goza de buena salud?

La pintura está más viva que nunca, y lo ha estado siempre, a pesar de los tópicos.

¿Nacer en Madrid ha sido una ventaja?

Estar cerca de los centros de creación y difusión artística siempre es una ventaja.

¿Piensas que estás lo suficientemente reconocida como artista en tu país?

No creo que haya ningún artista que crea que ha sido suficientemente reconocido.

¿Te has sentido discriminada profesionalmente por ser mujer?

En ocasiones, aunque, afortunadamente, la situación va progresando.

TABBY. 200 x 200 x 17,5 cms. Óleo/lienzo/madera. 2020
HARTLEY.61 x 39 x 17,5 cms. Óleo/acrílico/madera. 2020 (pieza pequeña)
© Rosa Brun , VEGAP, Madrid, 2021